NOTICIAS

Informes y noticias sobre Salud Femenina y otros
Cómo se si estoy embarazada
Dr. Mauricio Rojas el 17-09-2013, 17:27 (UTC)
 ¿Cuáles son los síntomas del embarazo?

Para la mayoría de las mujeres la primera señal del embarazo es la desaparición de la regla. La ausencia de la menstruación puede tener varias causas pero si, además, la mujer nota el pecho hinchado o sensible y siente náuseas (especialmente por la mañana) es probable que esté embarazada.

Habitualmente, la primera señal de un embarazo es la ausencia de la regla.

¿Cómo se puede confirmar el embarazo?

La forma más habitual de confirmar un embarazo es hacer una prueba de orina.
Puede hacerse en casa con un test de embarazo que se adquiere en la farmacia.
Su médico de cabecera también le puede prescribir la prueba del embarazo así como en el centro de planificación familiar.
Los análisis de LABORATORIO son mas efectivos pero se debe tener un retraso minimo de dos semanas. ( si no eres regular deberás esperar aprox 30 dias de la relación sexual para hacerla de esta manera)

DENTRO DE LAS PRUEBAS DE SANGRE ESTAN LAS:

Cualitativa: que mide si la hormona GCH está o no presente.
Cuantitativa: que mide cuánta hormona GCH está presente.

LA DE CUANTIFICACION DE FRACCION BETA DE LA HGC ES LAS MAS RECOMENDABLE.

La hormona se empieza a producir en la placenta a partir del día 10 tras la concepción.

DE CUALQUIER FORMA LAS 2 FUNCIONAN PARA LO MISMO.
Otra forma mas completa de pruebe de embarazo es la ecografia Tranvaginal, la cual se recomienda que se haga si se tiene mas de 1 mes de embarazo.
La ecografía transvaginal es un tipo de ecografía de la pelvis que se utiliza para examinar los órganos genitales de una mujer, incluyendo el útero, los ovarios, el cuello uterino y la vagina. También se la denomina “ultrasonido transvaginal” o “ecografía endovaginal”.
Se realiza a través de la vagina como su nombre indica (‘trans’ significa por o a través de) y durante la gestación suele ser el primer ultrasonido que se emplea para detectar o confirmar el embarazo.
Para realizar una ecografía transvaginal la mujer se acuesta sobre el sillón o camilla del ginecólogo con las rodillas dobladas y los pies puestos en los estribos. El médico inserta una sonda (“transductor”) cubierta con un preservativo y un gel que facilita su introducción, dentro de la vagina.
El examen generalmente es indoloro, aunque algunas mujeres pueden experimentar una leve molestia por la presión de la sonda (sólo se introduce una parte de la sonda). Se recomienda acudir lo más relajada posible, como en cualquier examen ginecológico, y sin tener le vejiga llena.
Como en cualquier ecografía, se utiliza la técnica del ultrasonido, esto es, dicha sonda envía ondas sonoras que reflejan estructuras corporales y un ordenador los recibe y los utiliza para crear una imagen que vemos en un monitor e incluso se pueden imprimir. Conforme se desplaza la sonda dentro del área se pueden observar los órganos pélvicos.
Existe un método especial de ecografía transvaginal, denominado ecografía con infusión salina (SIS, por sus siglas en inglés), también llamado ecohisterografía o histeroecografía, para visualizar el útero con más claridad y que requiere la colocación de una solución salina dentro del útero antes de la ecografía. Pero esta ecografía no se realiza en mujeres embarazadas.
Se trata de un estudio muy apropiado para detectar anomalías en los ovarios cuando, por alguna razón, se dificulta palpar estos órganos, como en el caso de las pacientes obesas.
Razones por las que se realiza la ecografía transvaginal
La ecografía transvaginal se puede hacer para detectar los siguientes problemas:
Hallazgos anormales en un examen físico, como quistes, tumores fibroideos u otras neoplasias (proliferación anormal de células)
Sangrado vaginal anormal y problemas menstruales
Ciertos tipos de infertilidad
Dolor pélvico
La ecografía transvaginal también se utiliza durante el embarazo para:
Evaluar casos de amenaza de aborto espontáneo
Escuchar los latidos cardíacos de un feto
Examinar la placenta
Buscar la causa de sangrado
Vigilar el crecimiento del embrión o el feto a comienzos del embarazo
Ver si el cuello uterino está cambiando o abriéndose cuando el trabajo de parto está comenzando tempranamente
Comprobar los valores normales, por ejemplo si las estructuras pélvicas o el feto son normales.
Problemas del embarazo que detectan las ecografías transvaginales
Algunos problemas o afecciones que se pueden encontrar mediante la ecografía transvaginal específicamente en mujeres embarazadas son:
Embarazo ectópico, aquel que tiene lugar fuera de la matriz
Presencia de más de un feto (gemelos, trillizos, etc.)
Aborto espontáneo o aborto natural
Placenta previa, cuando la placenta está insertada en la parte baja del útero
Desprendimiento de placenta
Problemas con el crecimiento del bebé o el nivel de líquido alrededor de éste
Cuello uterino corto, lo cual incrementa el riesgo de parto prematuro o aborto espontáneo tardío
Problemas estructurales en el bebé
Tumores del embarazo, incluyendo enfermedad trofoblástica gestacional
Respecto a la seguridad de la ecografía transvaginal, la sonda no entra en contacto con el feto, por lo que es imposible que le ocasione daño alguno. Se trata de un método que se utiliza desde hace varias décadas y hasta el momento no ha generado ningún tipo de perjuicio para la embarazada o el bebé.
En definitiva, la ecografía transvaginal es un examen a través de ultrasonidos que se suele realizar durante el embarazo y en diversas situaciones para observar los órganos genitales de la mujer y detectar diversos problemas o complicaciones.
¿Cuándo puede hacerse la prueba del embarazo?
Una mujer puede hacer la prueba del embarazo unos días después de que le falte la menstruación.
http://atrasomenstruallima-callao.es.tl/
 

Casi el 60 por ciento de los casos de cáncer uterino son prevenibles, según un informe
Por : HealthDay el 16-09-2013, 16:38 (UTC)
 LUNES, 16 de septiembre (HealthDay News) -- La actividad física regular y mantener un peso saludable pueden prevenir tres de cada cinco casos nuevos de cáncer endometrial Estados Unidos, según una nueva revisión de las evidencias científicas.

Los investigadores calculan que el 59 por ciento de los casos de cáncer endometrial (unos 29,500 cada año en EE. UU.) podrían prevenirse si las mujeres hicieran al menos 30 minutos de ejercicio al día y evitaran la grasa corporal excesiva.

El informe fue publicado el 10 de septiembre por el Instituto Americano de Investigación del Cáncer (AICR, por su sigla en inglés) y World Cancer Research Fund International (WCRF).

"La grasa corporal puede producir hormonas que fomentan el desarrollo del cáncer", advirtió Alice Bender, gerente de comunicación en nutrición del AICR. "También sabemos que la grasa corporal se vincula con la inflamación crónica, que produce un ambiente que fomenta el desarrollo del cáncer".

El estudio también descubrió que algunas opciones nutricionales pueden aumentar o reducir el riesgo de una mujer de cáncer endometrial, que es un cáncer del revestimiento del útero.

Beber una taza de café al día puede reducir el riesgo de cáncer del cuello uterino de una mujer en un 7 por ciento, ya sea con cafeína o descafeinado, sugirió la investigación.

Por otro lado, comer muchos alimentos con un índice glucémico alto, como productos azucarados y granos procesados, aumenta el riesgo de cáncer. El estudio halló que el riesgo aumenta en un 15 por ciento por cada 50 unidades de "carga" glucémica.

Todos esos factores influyen sobre hormonas como el estrógeno y la insulina, que se cree que son la raíz del cáncer endometrial, concluyó el informe.

El cáncer endometrial es el cáncer más común del sistema reproductivo femenino. Cada año, en Estados Unidos hay unos 49,600 casos nuevos de cáncer del cuello uterino, más que el cáncer de ovario y el cervical en combinación, según el AICR.

La mayoría de casos de cáncer endometrial se diagnostican en mujeres a partir de los 60 años. No hay un sistema de detección confiable para la enfermedad.

La nueva revisión es parte de un proyecto en curso de WCRF y AICR, en que ambos grupos colaboran para actualizar sus recomendaciones sobre la prevención del cáncer basándose en la evidencia científica más actualizada. Informes anteriores han actualizado recomendaciones para el cáncer de páncreas, de mama y colorrectal.

Los hallazgos del panel son "muy coherentes con nuestra investigación sobre la obesidad y la actividad física", aseguró Mia Gaudet, directora de epidemiología genética de la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society).

"El cáncer endometrial presenta una de las asociaciones más firmes con la obesidad de todos los cánceres que sabemos que se asocian con la obesidad", aseguró Gaudet.

Los cambios hormonales asociados con la obesidad fomentan el cáncer endometrial, señaló un miembro del panel revisor, la Dra. Elisa Bandera, profesora asociada de epidemiología del Instituto Oncológico Rutgers de Nueva Jersey.

"El cáncer endometrial es una enfermedad mayormente provocada por una estimulación excesiva y prolongada del endometrio, el revestimiento del útero, por parte de los estrógenos, sin oposición de la hormona progesterona", apuntó Bandera. "La obesidad se asocia con un aumento en la producción de estrógenos en el tejido adiposo [la grasa] en las mujeres postmenopáusicas, y se asocia con una mayor insulina y resistencia a la insulina, además de inflamación crónica. Todos esos factores afectan a las células del endometrio".

Al mismo tiempo, el ejercicio físico tiene efectos protectores que van más allá de mantener un peso saludable.

"Se ha mostrado que la actividad física regular reduce los niveles de estrógeno y de insulina", señaló Bandera. El ejercicio también fortalece al sistema inmunitario y ayuda a mantener un sistema digestivo sano.

El café probablemente reduce el riesgo de cáncer porque contiene potentes antioxidantes, como el ácido clorogénico. Esos antioxidantes pueden prevenir el daño en el ADN, mejorar la sensibilidad a la insulina e inhibir la absorción de la glucosa en el intestino. Todos esos factores podrían reducir el riesgo, concluyeron Bandera y otros expertos del panel.

Pero al aumentar los niveles de glucemia, los alimentos con un índice glucémico alto contribuyen al riesgo de cáncer. Inunda el torrente sanguíneo con glucosa e insulina, comentó Bender, del AICR.

"Una vez más crea un ambiente que puede llevar al desarrollo del cáncer", advirtió. "Me gusta llamarlo caos metabólico".

Sin embargo, Bender desaconsejó exagerar la evidencia sobre los alimentos con un índice glucémico alto, al anotar que algunos alimentos muy malsanos tienen una carga glucémica baja.

"No se puede simplemente elegir alimentos que tengan una carga glucémica baja y pensar que será una dieta saludable. La mantequilla pura no es algo que recomendaríamos a las personas comer todo el tiempo", planteó. "Recomendamos una dieta saludable y bien equilibrada, con muchas frutas y verduras".


http://atrasomenstruallima-callao.es.tl/
 

<-Volver

 1 

Siguiente->






Añadir comentario acerca de esta página:
¿Que entrada desea comentar?
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje: